• UVP

Redes de pesca abandonadas en el mar son la trampa mortal para miles de especies.

Actualizado: 12 de ago de 2019

Ballenas en Perú fueron las principales víctimas de las también llamadas "redes de pesca fantasma".


Redes olvidadas o perdidas en el litoral peruano serían el principal motivo de la pérdida de especies marinas.

Hace una semana, dos casos fueron reportados en el Norte del país: Ballenas atrapadas en redes de pesca fueron encontradas a punto de morir.


- El primer hecho sucedió en Piura:

Un grupo de turistas avistó a lo lejos lo que parecía ser un enorme bulto. Al ir acercándose, se dieron cuenta de que se trataba de una ballena enredada en una net de pesca, que le impedía moverse. Ante tal imagen, no dudaron en ayudarla, usando navajas y cuchillos de cocina, que facilitaron el corte de la malla. Finalmente el animal, que ya se había causado varias lesiones en la piel a causa de la net, quedó en libertad.


Foto:Radio Tropical - Tumbes: Grupo de gente intentando rescatar a una ballena bebé.

- En Tumbes:

Tan solo algunas horas después del primer reporte llegó el siguiente:

Una ballena bebé; de aproximadamente 8 metros de largo, envuelta en una red de pesca e incapaz de moverse llegó a orillas de la playa Zorritos. Había sido arrastrada por las olas; y probablemente llevaba así un par de días. Los pobladores de Tumbes convocaron a la prensa para que los ayude a buscar refuerzos y poder liberar a la ballena. El rescate tomó más de Veinte horas, pero gracias al trabajo en equipo y al apoyo recibido, este cetáceo pudo ser devuelto al mar.


Pero los cetáceos no son las únicas víctimas de estas redes. Según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), cada año, más de 100 mil especies marinas quedan atrapadas en redes de pesca abandonadas o perdidas. Algunas de estas pueden ser tan grandes como el tamaño de un campo de fútbol.


Lo sucedido con las ballenas en Perú son solo una muestra de que las redes de pesca están afectando gravemente la vida marina y se está haciendo caso omiso de ello. Por este motivo, Unión Vegetariana del Perú ha decidido crear la campaña social #MarSinRedes, movimiento con el cual se pretende concientizar a la población, para que cambien sus hábitos de consumo por uno más ético y responsable.

Cada año, más de 100 mil ballenas, delfines, focas y tortugas quedan atrapadas en redes de pesca abandonadas o perdidas, que son tan grandes como un campo de fútbol; y pueden demorar hasta 600 años en descomponerse en microplásticos, que contaminan los océanos. - Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Y esta amenaza sintética no solo genera desastres en el mar. Según el informe del PNUMA, Las aves marinas reúnen trozos de las redes para hacer sus nidos y luego pueden enredarse en ellas.

Si bien la conciencia pública sobre la contaminación por plásticos ha impulsado un movimiento global para eliminar los plásticos desechables de nuestra vida cotidiana, aún se conoce poco sobre el daño causado por el equipo fantasma, en parte porque sus efectos se producen en alta mar, lejos del escrutinio humano. - PNUMA

Se estima, dice el PNUMA, que entre 600 y 800 mil toneladas de material de pesca son desechadas o se pierden en las costas marinas. Del mismo modo, la organización World Animal Protection nos revela datos en alarmantes cifras sobre la repercusión de la pesca:

  • 640.000 toneladas de equipos desechados anualmente = 90.000 autobuses de dos pisos.

  • 136.000 focas, leones marinos y ballenas grandes asesinados anualmente.

  • 300.000 artículos desechados y encontrados por km2 de océano.

  • 125 toneladas de pescado capturado = 1 tonelada de aparejos desechados.

La solución a este dramático cuadro está en nuestras acciones. Por eso, te invitamos a sumarte a nuestra campaña #MarSinRedes, compartiendo el contenido de esta publicación, escribiendo y llamando la atención a las autoridades (Ministerio de Ambiente y Ministerio de Producción), para que tomen cartas en el asunto. Y, si aún consumes pescado o mariscos, te recomendamos considerar dejar de consumirlos, como parte de esta campaña de concientización. La pesca es una de las actividades que más amenaza nuestro ecosistema marino.