• UVP

Elegir la razón, tomar la decisión



Antes de decidir ser vegetariano(a) o vegano (a) es importante pensar en el porqué de hacer este cambio, analizar las restricciones y los beneficios.

La vez que tomé en consideración alejar la carne de mi plato, pasaba cerca de un mercado y aunque intenté ignorar la escena, no pude evitar ver que en plena vía pública se sacrificaban pavos para la Noche Buena. Yo ya había estado acostumbrada a ver pollos, chuletas y cabezas de cerdo colgando en las carnicerías; sabía que la carne provenía de un animal, y sin embargo aquella tarde lo vi todo de manera diferente. Esa fue la primera vez que me negué a comer carne, sin imaginar que pronto la postura que estaba tomando se convertiría en parte de mi vida. Para mí fue la acción más coherente desde el primer momento en que lo hice. No tomaba la decisión de dejar de comer animales porque no me gustara el sabor, sino porque no me gustaba ser parte de la violencia de la que fui testigo en aquel mercado un 24 de diciembre, a mis 17 años de edad. A pesar de las críticas de mi familia, sabía que dejar de comer carne no tenía por qué afectar mi salud; me informé un poco, asistí a charlas de nutrición y para mi suerte, los especialistas me apoyaron en esta elección. Han pasado más de diez años desde aquella vez y aún no he muerto.

Del mismo modo que yo, otras personas elijen hacer cambios en su rutina diaria.

Existen quienes prefieren contribuir a la protección del medio ambiente, reducir el impacto de su huella ecológica, ahorrando energía y mejorando su consumo por uno más ético y responsable.

Por eso no es de sorprender que figuras públicas como Leonardo Di Caprio o James Cameron hagan énfasis en estos puntos y recomienden entre alternativas eco-amigables la de eliminar el consumo de carne. Pues bien lo dice la FAO al asegurar que más de 20 mil litros de agua son empleados en la producción de carne, que 30% de los suelos degradados se debe a la crianza de animales de granja, quienes liberan gases de metano las 24 horas del día, al mismo tiempo que se deforesta la amazonía.


Y a raíz de las últimas noticias de la OMS, que reporta el riesgo de cáncer por consumo de carne, están las personas que deciden llevar una vida más saludable para estar menos expuestos a enfermedades crónicas.


Sea cual sea el motivo por el cual llegaste hasta aquí, ten en cuenta tomar la decisión correcta y a largo plazo. Dejar de consumir animales tiene un gran efecto a nivel ecológico, económico, de salud así como también a nivel social.

Una vez que hayas identificado el motivo de tu elección, te invitamos a dar el segundo paso.


Mary Gutiérrez Mariscal

Presidenta de Unión Vegetariana del Perú



0 vistas