• UVP

Cuando estás lejos de casa

A quién no le ha pasado que, saliendo del trabajom (o estudio), con los amigos, no siempre tenemos la suerte de ir a un restaurante vegetariano con ellos y aunque con hambre, terminamos sumándonos a su punto de encuentro. ¿Qué hacer entonces?



- Al momento de elegir un restaurante, fíjate que este tenga un menú variado, en el cual se incluyan platos vegetarianos para escoger al gusto. Recuerda que un plato de menestras recompensa bastante las energías perdidas durante las horas de trabajo. - Si estás en un restaurante que, en su defecto, no tenga platos vegetarianos, pregunta al chef si puede improvisar alguna entrada vegetariana. La mayoría de los restaurantes con mucho gusto se adaptarán a tus pedidos. - Si estás en un banquete, antes de que te sirvan pídele discretamente al mesero o mesera que te quite la carne del plato y agregue un vegetal extra. - Cuando te inviten a cenar a la casa de amistades, diles de antemano a tus anfitriones que no comes carne. Y muy cortésmente ofrece llevar un plato vegetariano para compartir.

Otra buena opción es la de tener algunas frutas contigo. O de darse el caso, ¡nada mejor que llevar nuestro propio refrigerio en la maleta! Procura llevar también un envase con agua, ya que es vital que estemos hidratados para tener un día sin problemas digestivos.

¿Te vas de viaje?

No te olvides de informar a la agencia de viajes sobre tu dieta veg(etari)ana. Las aerolíneas te la proveerán. Eso si...! Asegúrate de pedir tu comida vegetariana con 24 horas de anticipación, ya sea a través de tu agente de viajes o directamente llamando al número de reservas de tu aerolínea. Si el viaje lo realizarás via terrestre y cuentas con un(a) terramozo(a), lo indicado será que le pidas una bebida caliente, y algún otro aperitivo que no contenga ningún ingrediente animal. Pues cuando se trata de un viaje terrestre, lo más apropiado es tener el estómago liviano para no sufrir inconvenientes durante el camino.

0 vistas